La recepción de la filosofía de Simone de Beauvoir en España " href="index.php?page=backend&format=rss&ident= 1823 " />
Aller à la navigation  |  Aller au contenu  |  FR  |  ES


Revue interdisciplinaire d'études hispaniques

| 2016 Partie 2 - Existentialisme et pensée espagnole

Olaya Fernández Guerrero

La recepción de la filosofía de Simone de Beauvoir en España

Article

Cet article présente la pensée de Simone de Beauvoir tout en analysant son influence dans le champ universitaire espagnol, et fait une place toute particulière à Le deuxième sexe, l’œuvre philosophique majeure de cette écrivaine. L’article examine les rapports qu’entretient l’œuvre de Beauvoir avec l’existentialisme et le féminisme, et il souligne la présence croissante de cette philosophe au sein de l’université espagnole, particulièrement au cours de ces deux dernières décennies.

This article analyzes Simone de Beauvoir’s philosophy and its influences in the Spanish academic context, with a particular focus on The Second Sex, its main work. This paper examines the connections between Beauvoir, existentialism and feminist theory, then it shows the growing presence that this philosopher is reaching among Spanish Universities and research institutes, particularly during the last two decades.

Este artículo presenta el pensamiento filosófico de Simone de Beauvoir y estudia su influencia en el contexto académico español, con atención particular a El segundo sexo, obra central de esta autora. Este trabajo se centra en las conexiones de Beauvoir con el existencialismo y el feminismo, y pone de relieve la creciente presencia que esta filósofa tiene en las universidades y centros de investigación de España, especialmente a partir de las últimas dos décadas.

Texte intégral

1. Introducción: tras la huella de Simone de Beauvoir

1Este artículo presenta brevemente la obra filosófica y literaria de Simone de Beauvoir, en estrecho vínculo con su biografía, y analiza la difusión e influencia de su pensamiento en el contexto académico español. El estudio se centra particularmente en Le deuxième sexe, obra filosófica principal de esta autora que fue traducida al español en la década de 1960. En esa primera etapa, el pensamiento existencialista y feminista de Beauvoir influyó en una generación de filósofas e intelectuales del entorno de la Universidad Complutense de Madrid, entre las que destacan Celia Amorós, Amelia Valcárcel y Alicia Puleo. A partir de la década de 1980, estas filósofas han impulsado la creación de seminarios y grupos de investigación centrados en los estudios de género, y esas iniciativas han promovido la reflexión y el debate sobre el pensamiento de Simone de Beauvoir. Como resultado, esta autora ha cobrado más protagonismo en las universidades españolas y el estudio de su obra forma parte de muchas investigaciones desarrolladas por los grupos y centros de estudios de género surgidos en el ámbito universitario durante la última década.

2En esos contextos educativos se ha realizado un notable esfuerzo por resaltar la calidad y originalidad de la obra de Beauvoir, denostada en la academia por su «feminismo» que ha sido usado como argumento para restarle méritos como filósofa. A lo largo de las últimas décadas, tres generaciones españolas han estudiado la obra de esta autora y sus conexiones con el existencialismo, el hegelianismo y la filosofía de la sospecha, y han puesto de relieve sus aportaciones a la filosofía de la alteridad y a la teoría crítica, que se suman a su innegable influencia en los estudios de género.

2. La escritura biográfica como tarea filosófica

  • 1 Simone de Beauvoir, La fuerza de las cosas, Barcelona:...

  • 2 Hazel Rowley, Sartre y Beauvoir. La historia de una pa...

  • 3 Paul Ricoeur, Sí mismo como otro, Madrid: Siglo xxi, 1...

  • 4 Simone de Beauvoir, Para qué la acción, Buenos Aires: ...

  • 5 Juan Manuel Aragüés, «Sartre: las estrategias del comp...

3La materia prima de Simone de Beauvoir fue su propia vida; en este sentido toda su obra está estrechamente ligada a contenidos autobiográficos y, según ella misma escribió: «Si soy yo la que se pinta, nada me asusta»1. Acometió la escritura de los acontecimientos cotidianos como una necesidad, como una prueba de la existencia y un modo de dar sentido a esta, hasta el punto de que su máxima era «convertir la vida vivida en vida narrada»2, y de ese modo insertar el conjunto de sus actos en una secuencia lógica, pues «narrar es decir quién ha hecho qué, por qué y cómo, desplegando en el tiempo la conexión entre estos puntos de vista»3. Desde una perspectiva típicamente existencialista, Beauvoir concibe la vida como la principal tarea que cada ser humano tiene ante sí de modo ineludible: «el hombre no es sino eligiéndose; si rehúsa elegir, se aniquila»4, y «el sujeto existencial debe construirse a sí mismo, tomar sus propias decisiones desde una radical autonomía»5. La vida es un hacer y un continuo hacerse en sentido radical, el ser humano es pura acción aunque para que esa acción prevalezca y tenga sentido ha de ser insertada en un relato que la encadene a otras acciones, que la ubique en un proyecto global, puesto que

  • 6 Olaya Fernández Guerrero, «Sobre la alteridad y la dif...

El sí mismo únicamente puede dar cuenta de sus actos insertándolos en un relato en el que cada acción cobra sentido a partir de su conexión con una totalidad constituida por el resto de acciones realizadas previamente.6

  • 7 Simone de Beauvoir, La fuerza de las cosas, Barcelona:...

4Para esta filósofa, su tarea vital fue escribir: escribió diarios a lo largo de toda su vida y publicó cuatro volúmenes de memorias; además, su última voluntad fue que tras su muerte se publicasen todas las cartas que ella y su compañero Jean-Paul Sartre intercambiaron a lo largo de todos sus años de relación. En La fuerza de las cosas, el tercer volumen de sus memorias publicado en 1963, ella reconoce en primera persona que «no sé para quién ni por qué escribo, pero esa actividad me resulta más necesaria que nunca»7. Siente la escritura como una necesidad vital tan intensa como respirar, y gracias a que pudo dedicarse prolija y largamente a esta ocupación hoy podemos rastrear su biografía y su pensamiento a través de sus numerosos textos.

  • 8 Simone de Beauvoir, Memorias de una joven formal, Barc...

  • 9 Ibid., p. 359.

5Simone de Beauvoir nació en París en 1908, en el seno de una familia burguesa acomodada. Este rasgo es importante porque, según ella misma narra, el desajuste entre su pertenencia a la clase burguesa y su filiación ideológica a la clase obrera explica buena parte de las contradicciones que experimentó a lo largo de su vida. En sus Memorias de una joven formal, publicadas en 1958, hace un recorrido por sus años de infancia y juventud y explica cómo a medida que va creciendo experimenta un mayor rechazo hacia la mentalidad burguesa, que ancla a las mujeres en la maternidad y la vida doméstica8. A una edad muy temprana siente la vocación docente y decide consagrar su vida a ello. Contra la voluntad de sus padres, reniega de la fe cristiana que su familia le había inculcado y comienza sus estudios de filosofía en la Sorbona. Obtiene resultados brillantes y a los 21 años consigue aprobar la dura oposición estatal (Agrégation) para ser profesora de filosofía en la escuela pública francesa. En 1929, durante su etapa universitaria, había conocido a Sartre, también alumno de la Sorbona; la conexión intelectual y personal entre ambos fue inmediata, según constata la propia Beauvoir: «Sartre era ese doble en quien yo encontraba, llevadas a la incandescencia, todas mis manías. Con él siempre podría compartirlo todo»9.

  • 10 Simone de Beauvoir, La invitada, Barcelona: Edhasa, 1...

6Comienza a ejercer la docencia en Marsella, después en Ruán, y recoge sus experiencias de esa etapa como profesora en su primera novela, La invitada, publicada en 194310. La Segunda Guerra Mundial imprime un cambio de rumbo en su ideología, y tras varios años de trabajo intelectual centrado en la defensa de la libertad del individuo como elemento central de la existencia, la vivencia de la guerra y de la represión posterior que se vive en Francia harán despertar en ella una mayor conciencia política. En esa época Beauvoir y Sartre se comprometen de forma activa con el comunismo, lo que les sitúa en el punto de mira de la opinión pública. El gobierno francés inicia una exhaustiva investigación sobre Simone de Beauvoir y el rector de la Universidad de París acaba por expulsarla. Nunca más volvió a ejercer la docencia, ya que en esos años alcanzó gran notoriedad a través de sus libros y ello le permitió vivir de los ingresos editoriales durante el resto de su vida.

  • 11 Jean-Paul Sartre, El ser y la nada, Madrid: Alianza, ...

  • 12 Simone de Beauvoir, Para qué la acción, op. cit.

  • 13 Ver Martin Heidegger, Ser y Tiempo, Santiago de Chile...

7Justo después de la guerra, en 1944, Simone de Beauvoir publica Para qué la acción, un ensayo escrito en clave existencialista donde defiende que la acción es el único y principal elemento que fundamenta al ser humano. Ahí recoge algunos de los planteamientos expuestos por Sartre en El ser y la nada, obra publicada el año anterior, donde se caracteriza al ser humano como ser cuya esencia consiste en su existencia: «el ser es anterior a la nada, y la funda»11. Beauvoir afirma en su ensayo de 1944 que lo que define al ser humano es su capacidad para elegir, su libertad que lo empuja siempre hacia delante y lo impele a hacer proyectos, a actuar siempre volcado hacia el futuro, hacia lo que está por venir. Lo único que el ser humano puede llamar verdaderamente suyo es lo que crea por su libre proyecto, lo que hace de sí12. Junto al concepto de libertad, Beauvoir maneja el concepto de situación, que hace referencia a las circunstancias singulares en las que cada cual desarrolla su propia existencia. La libertad, que teóricamente es ilimitada e incondicionada, se ubica siempre en el lugar y en el tiempo, es ejercida por la persona concreta que actúa siempre desde sus posibilidades y circunstancias, llevando a cuestas todo su pasado. Lo que llegaremos a ser depende de lo que somos y de lo que hemos sido, la vida es un proceso en el que todo se superpone a lo anterior, cada momento lleva en sí y arrastra consigo todos los instantes anteriores y tiene ante sí todos los instantes posteriores. La filosofía existencialista pone el acento en la estructura espaciotemporal de la existencia, en el aquí y el ahora como elementos constitutivos de la presencia viva. El mundo nos define y delimita, y no podemos eliminar ese condicionamiento sino que estamos abocados a vivir en él y a través de él, pero a la vez el mundo es nuestra condición de posibilidad radical, no existimos en abstracto sino que nos concretamos en el mundo, somos arrojados al mundo, como afirma Heidegger13.

8Poco después de la publicación de Para qué la acción, en 1945, finaliza la ocupación alemana de París, pero deja tras de sí un panorama de devastación y desencantamiento que Beauvoir refleja en algunos artículos publicados en la revista Combat y en dos novelas: La sangre de los otros (1945) y Todos los hombres son mortales (1946), donde reflexiona sobre la violencia, la guerra y la muerte. También en esos años Sartre y Beauvoir crean junto a otros intelectuales de izquierdas, Camus y Merleau-Ponty entre ellos, la revista Les temps modernes, dedicada a analizar la situación social y política de Francia y de otros países.

9En 1946 Beauvoir comienza a gestar la idea de escribir un libro en el que reflexione sobre su condición de mujer, e inicia las tareas de documentación previa para la que será su obra más importante, El segundo sexo, publicada en 1949 y sobre la que nos detendremos con más detalle en la siguiente sección de este artículo.

  • 14 Simone de Beauvoir, El pensamiento político de la der...

10En esos años Sartre y Beauvoir continúan muy vinculados al comunismo y trabajan activamente en la revista Les temps modernes. En El pensamiento político de la derecha, un breve ensayo publicado en 1955, Beauvoir critica la ideología burguesa y defiende el comunismo como planteamiento ético y político que promueve la creatividad y la libertad14. En 1956, tras la invasión de Hungría por parte de la URSS, la pareja condenó públicamente esta actuación y acabó por romper relaciones con el Partido Comunista, aunque Sartre y Beauvoir siempre mantuvieron su filiación ideológica con el socialismo.

11En 1963, a los 55 años, Beauvoir pasa una etapa difícil; se siente mayor, cansada y desanimada. Escribe La fuerza de las cosas, una nueva entrega de sus memorias donde explica que se ve a sí misma en el comienzo del ocaso de su vida. Aquí se refleja la honda decepción que le produjo el fracaso del proyecto comunista, y que se trasluce en pasajes como este:

  • 15 Simone de Beauvoir, La fuerza de las cosas, op. cit.,...

Cuando se está en un mundo injusto es inútil esperar purificarse por algún procedimiento. La consecuencia de mi actitud es un aislamiento bastante grande; mi condición objetiva me separa del proletariado, y el modo como la vivo subjetivamente me opone a la burguesía.15

  • 16 Ibid., p. 633.

  • 17 Simone de Beauvoir, Una muerte muy dulce, Barcelona: ...

12También realiza una reflexión sobre la vejez: «Veo mi vieja cara infectada por una viruela de la que no curaré. […] Lo único nuevo e importante que me puede acontecer es la desdicha: o veré morir a Sartre, o moriré antes que él»16. Ese mismo año fallece su madre, y como resultado de esa vivencia escribe Una muerte muy dulce17, un nuevo volumen de memorias que le ayuda a mitigar su dolor por la pérdida. En 1967 publica una colección de tres relatos: La mujer rota, La edad de la discreción y Monólogo, donde narra las experiencias de mujeres de mediana edad que aprenden a aceptar la vejez. En esa época Beauvoir es dolorosamente consciente de que su cuerpo envejece; toda esa experiencia se plasma con hondura e intensidad en sus libros de estos años, en los que reflexiona con lucidez sobre el declive físico:

  • 18 Simone de Beauvoir, « L’âge de discrétion », in: La f...

Cuanto menos me reconozco en mi cuerpo, más obligada me siento a ocuparme de él. Él está a mi cargo y yo lo cuido con aburrida abnegación, como a un viejo amigo un poco desgraciado y un poco disminuido que me necesitase.18

  • 19 Simone de Beauvoir, La ceremonia del adiós, Barcelona...

13En mayo de 1968 Sartre y Beauvoir se vinculan al movimiento estudiantil, aunque cada uno lo hará en un frente distinto. Sartre refuerza sus vínculos con la lucha obrera, mientras que ella comienza a colaborar activamente con el movimiento feminista. Los primeros grupos de liberación de la mujer surgen en Francia en 1970, y una de sus principales reivindicaciones es la legalización del aborto. Beauvoir redacta un manifiesto que es apoyado por numerosas mujeres del mundo de la cultura; como resultado de estas movilizaciones, en 1975 se legaliza el aborto en Francia. En esos años Sartre comienza a tener problemas graves de salud, sufre varias crisis de corazón y un ataque de apoplejía que le impide moverse y lo deja casi completamente ciego. Beauvoir cuidó de Sartre hasta la muerte de este, en 1980. El fallecimiento de su compañero le provocó una profunda crisis, tanto anímica como de salud. Cuando logró rehacerse un poco escribió La ceremonia del adiós, publicada en 1981 y que será su última obra. En ella describe el declive físico de Sartre, los últimos años pasados junto a él y los días previos a su muerte, en un relato descarnado y lleno de tristeza y amargura19. Simone de Beauvoir fallece en París en 1986, a los 78 años de edad.

3. El feminismo beauvoiriano

  • 20 Simone de Beauvoir, El segundo sexo: los hechos y los...

  • 21 Ibid., p. 221.

14El texto fundamental de Simone de Beauvoir es El segundo sexo, una obra enciclopédica desarrollada en dos volúmenes en la que reflexiona en clave existencialista sobre qué significa ser mujer y qué dimensiones tiene la existencia femenina. Expone la tesis de que la estructura patriarcal se basa en una ideología en la que se preconiza la superioridad natural, moral e intelectual de los hombres sobre las mujeres. Para poder llevar a cabo esa dominación, los hombres se han apropiado del concepto de lo universal, y en esa articulación lo masculino ha sido definido como lo Uno, mientras que lo femenino es lo Otro, secundario o de menor rango: «la humanidad es masculina y el hombre define a la mujer, no en sí, sino en relación con él; la mujer no tiene consideración de ser autónomo»20. Los hombres han reservado para sí la trascendencia y han relegado a las mujeres a la inmanencia, traducida en los papeles de esposa y madre. Su análisis constata que las mujeres no tienen acceso a las mismas oportunidades que los hombres para desarrollar sus proyectos vitales y pone de relieve la injusticia de esta desigualdad sexual, que acaba provocando que «la mujer se conoce y se elige, no en la medida en que existe para sí, sino tal y como la define el hombre»21.

  • 22 Simone de Beauvoir, El segundo sexo: la experiencia v...

15Desde una perspectiva muy novedosa, Simone de Beauvoir sostiene que «no se nace mujer: se llega a serlo»22, alude así a que las identidades sexuales son construidas culturalmente, y se centra en los procesos simbólicos que han dado lugar a lo que se entiende por feminidad. Para avalar sus afirmaciones, en el primer volumen de El segundo sexo lleva a cabo una revisión de los discursos que se han construido en torno a los cuerpos femeninos y que han cristalizado en la jerarquía de género que asigna a las mujeres una posición de inferioridad. Los roles femeninos no son innatos, sino que se les inculcan a las mujeres a través de la educación y la cultura. Se constata de este modo que no existe tal cosa como una esencia femenina, sino que más bien se da una imposición de lo femenino, esto es, de un conjunto de estereotipos y normas de conducta que el patriarcado ha creado para mantener la subordinación de las mujeres, y que además son reforzadas a través de la educación y de las relaciones sociales.

  • 23 Simone de Beauvoir, ibid., vol. 1, p. 63.

16La construcción simbólica de la mujer como alteridad irreductible con respecto a lo masculino ha tenido consecuencias muy negativas, puesto que la mujer «se descubre y se elige en un mundo en el que los hombres le imponen que se asuma como la Alteridad; se pretende petrificarla como objeto, condenarla a la inmanencia»23. En esa relación con lo masculino la mujer queda reducida al estatus de objeto e incapacitada para erigirse en sujeto, un privilegio que los hombres se han arrogado en exclusiva.

  • 24 Ibid., p. 230.

  • 25 Carole Pateman, El contrato sexual, Barcelona: Anthro...

  • 26 Simone de Beauvoir, El segundo sexo, op. cit., vol. 1...

17Beauvoir y otras autoras feministas posteriores han mostrado que en el ámbito del pensamiento occidental la mujer ha sido construida como paradigma de todas las alteridades: «El hombre busca en la mujer el Otro como Naturaleza y como su semejante»24; y las mujeres y sus cuerpos «representan la “naturaleza” que debe ser controlada y trascendida si el orden social ha de ser creado y mantenido»25. El cuerpo femenino encarna la otredad, la diferencia en sentido más radical: es identificada con las fuerzas irracionales de la naturaleza, que se contraponen a la racionalidad del discurso filosófico y científico; y es asimismo diferencia en un sentido antropológico: es diferente de lo masculino, es la alteridad/la Otra con respecto a la norma de lo universal. Esa heterodesignación es alienante para las mujeres, que según este esquema representativo son «todo lo que el hombre busca y todo lo que no alcanza»26. La asimetría de esta relación entre los dos sexos es evidente: él es sujeto, ella es objeto; él toma la iniciativa de la búsqueda, ella es lo hallado. Al ser heterodesignada como alteridad, la mujer es privada de los mecanismos que le permitirían construir su propia identidad desde unos presupuestos más flexibles y menos condicionados por su relación con lo masculino. La mujer

  • 27 Ibid., p. 289.

Como alteridad, lo es también para sí misma. […] Al serlo todo, nunca es precisamente aquello que debería ser; es la perpetua decepción, la decepción misma de la existencia que nunca consigue alcanzarse y reconciliarse con la totalidad de los existentes.27

  • 28 Fernández Guerrero, art. cit., p. 304.

18El hecho de ser definida como alteridad para otro es un foco de frustración, recluye a cada mujer en ese espacio simbólico donde se le deniega «la posibilidad de que emprenda por sí misma la búsqueda de nuevos criterios de identidad y alteridad»28 y que los redefina a partir de otras coordenadas alternativas a las fijadas por el patriarcado.

  • 29 Simone de Beauvoir, El segundo sexo, op. cit., vol. 2...

  • 30 Ibid., p. 541.

  • 31 Ibid., p. 544.

19La solución emancipadora que plantea El segundo sexo pasa por que la mujer tenga «acceso al mundo masculino como el varón al mundo femenino»29. El modelo de trascendencia que aquí se propone es el masculino, basado en la consideración de que «para “rehacer la mujer” la sociedad tendría que convertirla realmente en una igual del hombre»30. Esa relación igualitaria no cancela la alteridad sexual, sino que la redefine y la enmarca en un plano más justo, puesto que «al reconocerse mutuamente como sujetos, cada uno seguirá siendo para el otro una alteridad»31; se percibe en esta propuesta una dimensión ética que tiñe todo el pensamiento feminista desarrollado a partir del trabajo de Simone de Beauvoir.

20La gran aportación de El segundo sexo es su reflexión sobre la discriminación de la mujer empleando argumentos filosóficos, que se complementan con otros argumentos tomados de la medicina, la biología, la historia o la literatura. Es un texto complejo lleno de referencias bibliográficas muy heterogéneas, y resulta sorprendente saber que la autora tardó solamente dos años en escribirlo. Simone de Beauvoir arguye a favor de que se reconozca a las mujeres la misma libertad que a los hombres para desarrollar sus proyectos vitales, algo muy revolucionario para la época. Es por eso que la publicación de El segundo sexo, en 1949, creó un gran revuelo en Francia, y también en muchos otros países en los que esta obra fue traducida y publicada. Veremos a continuación qué recepción tuvo en España y la influencia que sigue teniendo actualmente en el panorama académico español.

4. Lecturas españolas de El segundo sexo

21La primera traducción al español de El segundo sexo fue publicada en 1969 en la editorial Siglo Veinte, en Buenos Aires (Argentina), y fue realizada por Pablo Palant. En España, que en esos años vivía aún bajo el régimen dictatorial del general Francisco Franco, el texto de Beauvoir comenzó a circular de modo semiclandestino entre algunos círculos universitarios, aunque habrán de transcurrir dos décadas más para que el libro sea editado en España. La primera publicación española corrió a cargo de la editorial Cátedra, de Madrid, que, en 1998, y dentro de su colección Feminismos, sacó a la luz una cuidada edición en dos tomos de El segundo sexo, con traducción de Alicia Martorell y prólogo de Teresa López Pardina. A partir de la aparición del texto en España, numerosas académicas reconocerán la importante deuda que el feminismo tiene con Simone de Beauvoir, y paulatinamente el estudio de su pensamiento ha sido incluido en los planes de estudio de titulaciones de grado y posgrado, sobre todo en el ámbito de las humanidades y los estudios de género.

  • 32 Celia Amorós, Hacia una crítica de la razón patriarca...

22La filósofa Celia Amorós ha señalado la lucidez de Beauvoir al identificar que «la alienación de la mujer le sirve al hombre para resolver su contradicción fundamental: la posesión de la mujer le ayuda a relajarse de su tensión existencial»32. La mujer es constituida como objeto con respecto al varón, que ocupa la posición de sujeto. Esta visión lleva a Beauvoir, y a todo el feminismo posterior, a problematizar la propia categoría de sujeto y a desenmascarar que su pretendida objetividad y universalidad no son más que un trasunto del punto de vista masculino, elevado a la categoría de universal y definido como lo Uno, en contraposición a lo Otro, simbólicamente identificado con lo femenino.

  • 33 Teresa López Pardina, «Significado del segundo sexo e...

23Es innegable que El segundo sexo inauguró una corriente feminista muy crítica con la Ilustración y la Modernidad, cuya estela puede rastrearse a lo largo de numerosos textos y estudios de las últimas décadas. De hecho, la filósofa española Teresa López Pardina ha analizado la influencia de Beauvoir en el feminismo posterior y ha señalado las conexiones de su obra con otros textos canónicos como La mística de la feminidad de Betty Friedan, la Política sexual de Kate Millett y La dialéctica del sexo, de Shulamith Firestone, todos ellos publicados entre las décadas de 1960 y 197033.

  • 34 Rosa María Cid, «Simone de Beauvoir y la historia de ...

24Desde otra perspectiva complementaria, la historiadora Rosa María Cid ha resaltado las aportaciones de Beauvoir a la historia de las mujeres, ya que en El segundo sexo lleva a cabo un análisis histórico de la subordinación femenina que contribuye a dar visibilidad a este aspecto de la humanidad silenciado por la historia canónica. Se constata asimismo que «la irrupción del Género como categoría analítica no hizo más que dar la razón a Simone de Beauvoir, ampliando y comprobando la complejidad de la construcción de lo femenino»34.

25A continuación nos detendremos con más detalle en dos lecturas españolas de la obra de Beauvoir, llevadas a cabo por Amelia Valcárcel y Teresa López Pardina, que han insistido en su vínculo con la filosofía existencialista.

  • 35 Amelia Valcárcel, La política de las mujeres, Madrid:...

26Amelia Valcárcel es catedrática de Filosofía en la Universidad Nacional de Educación a Distancia y es una de las figuras destacadas de la teoría feminista en España. Según ella, el feminismo pone de manifiesto que no podemos hablar abstractamente de lo humano sino que ha de incorporarse la consideración de género, ya que «la dimorfia sexual, en cuanto se constituye como dimorfia simbólica casi absoluta, es fundamental para determinar qué es lo humano»35.

  • 36 Amelia Valcárcel, Sexo y filosofía. Sobre «mujer» y «...

  • 37 Ibid.

  • 38 Amelia Valcárcel, «De las quejas a las explicaciones:...

27Durante varias décadas Valcárcel ha publicado numerosos escritos en los que analiza la obra de Beauvoir y reconoce el impulso decisivo que esta dio al feminismo como teoría filosófica; de este modo ha contribuido enormemente a la difusión de su pensamiento en el ámbito universitario español. Beauvoir «trabajó sin pausa en la construcción de su pensamiento a la vez que de su individualidad»36 y realizó un constante esfuerzo que no trata de saber «qué es lo esencialmente femenino sino por qué se supone que esa esencialidad existe y qué imagen del mundo se sigue de aceptarlo»37. Desde una perspectiva de compromiso con la igualdad de género, define El segundo sexo como «una combinación exitosa de existencialismo, hegelianismo y filosofía de la sospecha»38 y afirma que en sus páginas se despliega una filosofía de la alteridad y la ‘otreidad’, pues refleja cómo las mujeres padecen en el núcleo de su existir la experiencia de ser otra y sentirse otra con respecto a lo masculino, que es tomado como la norma de lo universal. Beauvoir muestra cómo a las mujeres se les impide el acceso a la individualidad y analiza los mecanismos específicos empleados para ello.

  • 39 Ibid., p. 53.

  • 40 Hegel, Fenomenología del espíritu, México: Fondo de C...

28Asimismo, Valcárcel ha estudiado las influencias hegelianas en el pensamiento de Beauvoir, que se ponen de relieve cuando la filósofa francesa sostiene que se da una relación dialéctica entre hombres y mujeres que viene marcada por la lucha por el poder: «Beauvoir es hegeliana. Acepta que la lucha entre conciencias es la base de la Alteridad y admite que la dominación es un fenómeno universal»39. Toma como referencia el modelo hegeliano de la dialéctica del amo y el esclavo para explicar la relación de dominación y jerarquía que se ha establecido entre los dos sexos, y que para ella tiene un origen histórico y cultural. Esta aplicación del hegelianismo que Beauvoir lleva a cabo resulta muy oportuna para entender mejor la tensión que se da entre lo masculino y lo femenino dentro del orden patriarcal, y abre asimismo la posibilidad de una superación de ese conflicto a través de la integración sintética de ambos elementos, también contemplada en la filosofía de Hegel40.

  • 41 Teresa López Pardina, «El feminismo existencialista d...

  • 42 Teresa López Pardina, «Significado del segundo sexo e...

29Otra interpretación complementaria de la obra de Beauvoir es la de Teresa López Pardina, que se ha referido también a sus conexiones con Hegel y ha insistido en las aportaciones de Beauvoir al concepto existencialista de sujeto. El segundo sexo se articula sobre la tesis de que el sujeto es siempre un sujeto situado, con mayores o menores posibilidades de realizar su libertad en función de distintos factores que configuran cada situación vital, y uno de esos factores está estrechamente relacionado con la atribución de una identidad masculina o femenina. Ese texto pone el dedo en la llaga al afirmar que en la sociedad patriarcal las mujeres están oprimidas porque no pueden realizar su trascendencia, no pueden desarrollar libremente sus proyectos vitales en iguales condiciones que los hombres porque se las relega a la inmanencia. De este análisis se sigue que «la situación es el marco objetivo en el que se ejerce la libertad, marco que “los otros” pueden estrechar o ensanchar»41 y, en el caso de la mujer, «la situación, es decir, el entorno que le crea la cultura y la sociedad no le permite realizar su trascendencia»42, y por tanto hay unos condicionamientos externos que, de forma heterónoma, le impiden realizarse como sujeto trascendente y como libertad, que es para el existencialismo la aspiración máxima del individuo. El existencialismo asume que la existencia precede a la esencia, y El segundo sexo muestra que el libre despliegue del proyecto individual está condicionado culturalmente por el hecho de ser hombre o mujer, que marca modalidades concretas de ser en el mundo y de inscribirse en él.

5. Beauvoir y la naturaleza. Una aproximación desde el ecofeminismo

  • 43 Olaya Fernández Guerrero, Eva en el laberinto. Una re...

30El ecofeminismo es una de las corrientes más novedosas del feminismo actual. Surge en las dos últimas décadas, principalmente en el ámbito estadounidense, en conexión con el movimiento ecologista. Es, ante todo, «un planteamiento ético que se centra en las relaciones humanas con el medio natural y extiende las obligaciones morales y la responsabilidad al mundo no humano»43. La premisa fundamental del ecofeminismo es que la dominación ejercida por los hombres sobre las mujeres y por el ser humano sobre la naturaleza responden al mismo esquema lógico, y que ese modo dominante de relacionarse con la alteridad ha de ser sustituido por nuevos modelos basados en la igualdad, la tolerancia y la reciprocidad, tanto en el contexto humano como en las relaciones con el medio natural.

  • 44 Alicia H. Puleo, «Naturaleza y libertad en el pensami...

31Alicia Puleo, profesora de la Universidad de Valladolid, ha analizado el concepto de naturaleza desarrollado por Beauvoir y ha establecido algunas conexiones entre los planteamientos de la filósofa francesa y el pensamiento ecofeminista. Beauvoir «se inscribe en una larga tradición de pensamiento que entiende la libertad como opuesta a la Naturaleza»44, pues entiende que en tanto que seres naturales y biológicos estamos sujetos a la necesidad, mientras que el ámbito propiamente humano, el de la libertad, nos permite desvincularnos –al menos en parte– de ese determinismo al que la naturaleza nos aboca.

  • 45 Simone de Beauvoir, El segundo sexo, op. cit., vol. 1...

  • 46 Alicia H. Puleo, art. cit., p. 118.

  • 47 Simone de Beauvoir, Memorias de una joven formal, op....

32Sin embargo, y según la interpretación que ofrece Puleo de las memorias de Beauvoir, se aprecia que durante su infancia y adolescencia experimenta el contacto con la naturaleza como un espacio de libertad. Estas consideraciones hacen referencia a la naturaleza externa: espacios naturales, paisajes y entornos rurales que Beauvoir gustaba de frecuentar en solitario, según ella misma relata en diferentes pasajes de sus memorias. En lo que respecta a la naturaleza interna, esto es, la dimensión corporal, le parece que es un espacio de servidumbre, particularmente en el caso de las mujeres, hasta el punto de afirmar que a nivel biológico «la mujer está adaptada a las necesidades del óvulo más que a ella misma»45. Concibió la maternidad como un lastre para el acceso femenino a la libertad y la trascendencia, e insistió en que «la capacidad de gestar no debía ser impuesta como un destino»46 sino que la opción de ser madre ha de ser una más de entre las alternativas disponibles que cada mujer puede elegir autónomamente. Ella misma renunció a ser madre ya durante la infancia, según narra en uno de sus textos: «Cuando evoqué mi porvenir, esas servidumbres me parecieron tan pesadas que renuncié a tener hijos propios; lo que me importaba era formar espíritus y almas»47. Beauvoir crea así, narrativamente, un relato en el que se presenta a sí misma como una niña con hondas inquietudes intelectuales, muy alejada de los códigos que la sociedad impone a las mujeres y que siente un fuerte rechazo hacia el papel de esposa y madre.

  • 48 Alicia H. Puleo, art. cit., p. 109.

  • 49 Ibid., p. 112.

33Con respecto a la naturaleza exterior, reconoció que «sus primeras vivencias de la libertad fueron las que le concedía su contacto con la Naturaleza en sus paseos de infancia por el campo»48, y Puleo sostiene que esas experiencias infantiles son el germen de la reivindicación de libertad que aparecerá de modo claro en el proyecto existencial que Beauvoir despliega en su etapa de madurez intelectual. Ese contacto celebratorio con el mundo natural, muy presente en la joven filósofa, dará paso en la edad adulta a un sentimiento de culpabilidad por haber apreciado la naturaleza sin presencia humana. Tras la Segunda Guerra Mundial, e influida por Sartre y otros intelectuales de su círculo más estrecho, Beauvoir se compromete políticamente con el socialismo y desarrolla un fuerte sentimiento de compasión y empatía con el dolor humano. Ese cambio ideológico hace que pierda interés por lo natural e inicie una etapa de «culto a la obra humana»49 que se trasluce en su gusto por visitar ciudades y monumentos y su curiosidad por los ambientes sórdidos, tal y como ella misma relata en sus escritos.

  • 50 Ibid., p. 117.

  • 51 Ibid., p. 117.

  • 52 Alicia H. Puleo, «Ecofeminismo: hacia una redefinició...

  • 53 Alicia H. Puleo, «Naturaleza y libertad… », art. cit....

34Para ella, lo propiamente humano «no es conservar el mundo natural, sino abolir sus límites, crear un mundo futuro»50 inspirado en la idea de progreso que, según el modelo antropocéntrico, establece que el perfeccionamiento humano consiste en un creciente dominio sobre la Naturaleza. Puleo pone de relieve las limitaciones de la visión de Beauvoir sobre esta cuestión, ya que para la francesa «el varón es el único creador histórico de valores»51 y el único modelo válido de trascendencia es el masculino que, en clave dialéctica, se contrapone a la inmanencia de lo femenino. El enfoque ecofeminista, en el que se enmarca el pensamiento de Puleo, complementa las perspectivas críticas iniciadas por El segundo sexo al ofrecer elementos para «la superación de dos sesgos: el antropocentrismo y el androcentrismo»52, ambos muy arraigados en la tradición filosófica occidental. Reconoce la pertinencia del análisis de Beauvoir, que supo ver que «la condición subordinada de las mujeres ha sido legitimada por un supuesto destino natural»53 y que, llevada por su afán de romper con esa naturalización de la inferioridad femenina, rechazó la Naturaleza en detrimento de la cultura, reivindicando que las mujeres entrasen a formar parte de esa esfera cultural como miembros de pleno derecho.

  • 54 Ibid., p. 120.

  • 55 Ibid.

35El panorama actual es muy diferente, las demandas del feminismo se han ampliado y han incorporado otros elementos que no estaban incluidos en el pensamiento de Beauvoir, como por ejemplo la idea de que «nuestro compromiso ético puede incluir de manera sustantiva esa naturaleza no humana que en su obra era sólo un escenario para la grandeza humana»54. No obstante, Alicia Puleo y otras filósofas ecofeministas insisten en reconocer su deuda con Simone de Beauvoir, que sentó las bases para conceptualizar la emancipación de las mujeres y promovió el despliegue de una mirada crítica que cuestiona las tradiciones e imposiciones que han afectado históricamente a las mujeres y que han servido para perpetuar su subordinación. Su influencia llega hasta nuestros días, porque «ella es nuestra pensadora de la libertad»55.

6. Conclusiones: la actualidad de Simone de Beauvoir

36Uno de los rasgos más destacables de la obra de Beauvoir es la sensibilidad y sinceridad con que aborda los hechos. En sus libros se toma a sí misma como objeto del relato y hace de su propia vida el asunto central de sus textos, tanto en el plano literario como filosófico, porque para ella escribir es el principal proyecto de su existencia. En ese relato que construye sobre sí misma Beauvoir crea su propio personaje, construye una identidad narrativa en la que cada acto se va insertando en una secuencia lógica que lo encadena a otros actos mediante relaciones de causalidad, de modo que todo el conjunto toma sentido como despliegue de un proyecto libre y libremente desarrollado. En cada uno de sus textos se trasluce ese deseo de ser causa sui y de darse a sí misma un destino.

37Su obra muestra sus miserias, sus miedos, sus simpatías y sus desagrados, de un modo tan intenso que trasciende lo particular y alcanza lo universal, por cuanto retrata las pasiones, deseos e inquietudes humanas en toda su complejidad. Al poner de manifiesto sus propias contradicciones en lo que respecta a su experiencia del mundo, de la sociedad, de la sexualidad, Beauvoir abre una nueva perspectiva sobre aspectos como la libertad, la discriminación femenina, la vejez o la muerte, de los que habla con una cercanía radical, siempre en primera persona. Aquí reside su gran originalidad, y también lo «escandaloso» de sus escritos. Se atreve a hablar sin dobleces de la sexualidad femenina, la menstruación, la vejez y el declive físico, la muerte, el amor y el desamor, todo ello vivido y sentido en su propia carne, pensado con detalle y trasladado luego al papel.

38Su obra es también un referente para el feminismo, que se ha desplegado teóricamente a partir de El segundo sexo. Hoy, varias décadas después de su publicación, este libro sigue siendo uno de los principales para abordar el estudio y la comprensión del feminismo, y la concienzuda reflexión sobre la condición femenina que Beauvoir elabora tiene vigencia en nuestros días en tanto que sigue explicando muchas de las cosas que suceden a las mujeres. La crítica posterior ha señalado las limitaciones de la postura de Beauvoir; por ejemplo, aquí nos hemos referido al sesgo antropocéntrico que le achaca el ecofeminismo, o a su defensa de un modelo de trascendencia masculino que ya no resulta válido para buena parte del feminismo actual. Al reivindicar que las mujeres accedan en igualdad de condiciones a los privilegios de los que los hombres ya disfrutan, Beauvoir opta por un modelo de relación entre los sexos que perpetúa el orden establecido: acepta que lo universal ha sido creado por los hombres pero no llega a cuestionar la validez de esa universalidad, sino que se limita a afirmar que la aspiración de toda mujer ha de ser entrar a formar parte de ella. Así, acaba por promover una masculinización de las mujeres, en lugar de cuestionar los modelos masculinos y promover una feminización del mundo, como ha solicitado el pensamiento feminista posterior.

39No obstante, es notoria la influencia de Beauvoir en el feminismo y la filosofía contemporánea, y esa presencia puede constatarse también en el contexto español. Gracias al trabajo de divulgación desarrollado por las filósofas españolas aquí citadas y por muchas otras, la obra de Beauvoir ha adquirido un papel destacado en las facultades de Filosofía y en distintos foros académicos y no académicos comprometidos con el avance en la igualdad de género. En los últimos años, al amparo de muchas Universidades públicas se han creado grupos y centros de estudios de género y se han implantado en las titulaciones de grado y posgrado asignaturas que aplican el enfoque de género a diferentes disciplinas. En estos nuevos contextos educativos las ideas de Simone de Beauvoir son un referente muy importante, ya que su obra contribuye a entender mejor los mecanismos ideológicos del patriarcado y proporciona herramientas teóricas para cuestionar la desigualdad de género y sentar las bases de una sociedad más justa a todos los niveles.

Bibliographie

Amorós, Celia, Hacia una crítica de la razón patriarcal, Barcelona: Anthropos, 1985, 328 p.

Aragüés, Juan Manuel, «Sartre: las estrategias del compromiso», in: Juan Manuel Aragüés y José Luis López de Lizaga (coords.), Perspectivas. Una aproximación al pensamiento ético y político contemporáneo, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 2012, p. 9-19.

Beauvoir, Simone de, La Femme rompue, L’âge de discrétion, Monologue. Récits, Paris: Gallimard, 1967, 256 p.

—, El pensamiento político de la derecha, Barcelona: Edhasa, 1971, 110 p.

, Para qué la acción, Buenos Aires: La Pléyade, 1972, 131 p.

, Memorias de una joven formal, Barcelona: Edhasa, 1980, 368 p.

, La ceremonia del adiós, Barcelona: Edhasa, 1982, 549 p.

, Una muerte muy dulce, Barcelona: Edhasa, 1982, 155 p.

, La fuerza de las cosas, Barcelona: Edhasa, 1987, 640 p.

, La invitada, Barcelona: Edhasa, 1988, 436 p.

—, El segundo sexo, 2 volúmenes, Madrid: Cátedra, 2002, 837 p.

Cid, Rosa María, « Simone de Beauvoir y la historia de las mujeres. Notas sobre El Segundo Sexo », Investigaciones feministas. Papeles de estudios de mujeres, feministas y de género, 2009, vol. 0, p. 65-76.

Fernández Guerrero, Olaya, Eva en el laberinto. Una reflexión sobre el cuerpo femenino, Málaga: Universidad de Málaga, 2012, 377 p.

Fernández Guerrero, Olaya, « Sobre la alteridad y la diferencia sexual », Logos. Anales del Seminario de Metafísica, 2012, vol. 45, p. 293-317.

Hegel, Fenomenología del espíritu, México: Fondo de Cultura Económica, 1999, 486 p.

Heidegger, Ser y Tiempo, Santiago de Chile: Editorial Universitaria, 1997, 503 p.

López Pardina, Teresa, « El feminismo existencialista de Simone de Beauvoir », in: Celia Amorós y Ana de Miguel (eds.), Teoría feminista: De la Ilustración a la globalización, vol. 1. De la Ilustración al Segundo Sexo, Madrid: Minerva, 2005, p. 333-365.

Pateman, Carole, El contrato sexual, Barcelona: Anthropos, 1995, 318 p.

Puleo, Alicia, « Naturaleza y libertad en el pensamiento de Simone de Beauvoir », Investigaciones feministas. Papeles de estudios de mujeres, feministas y de género, 2009, vol. 0, p. 107-120.

, «Ecofeminismo: hacia una redefinición filosófico-política de “naturaleza” y “ser humano”», in: Celia Amorós y María Xosé Agra (coords.), Feminismo y filosofía, Madrid: Síntesis, 2000, p. 165-190.

Ricoeur, Paul, Sí mismo como otro, Madrid: Siglo Veintiuno, 1996, 415 p.

Rowley, Hazel, Sartre y Beauvoir: historia de una pareja, Barcelona: Lumen, 2006, 614 p.

Sartre, Jean-Paul, El ser y la nada, Madrid: Alianza, 1984, 646 p.

Tertulia Feminista Les Comadres, 50 aniversario de El segundo sexo de Simone de Beauvoir, Gijón: Gobierno de Asturias, 2002, 59 p.

Valcárcel, Amelia, Sexo y filosofía. Sobre «mujer» y «poder», Barcelona: Anthropos, 1994, 169 p.

, La política de las mujeres, Madrid: Cátedra, 1997, 241 p.

Notes

1 Simone de Beauvoir, La fuerza de las cosas, Barcelona: Edhasa, 1987, p. 9.

2 Hazel Rowley, Sartre y Beauvoir. La historia de una pareja, Barcelona: Lumen, 2006, p. 12.

3 Paul Ricoeur, Sí mismo como otro, Madrid: Siglo xxi, 1996, p. 146.

4 Simone de Beauvoir, Para qué la acción, Buenos Aires: La pléyade, 1972, p. 63.

5 Juan Manuel Aragüés, «Sartre: las estrategias del compromiso», en: Juan Manuel Aragüés y José Luis López de Lizaga (coords.), Perspectivas. Una aproximación al pensamiento ético y político contemporáneo, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 2012, p. 10.

6 Olaya Fernández Guerrero, «Sobre la alteridad y la diferencia sexual», Logos. Anales del Seminario de Metafísica, 2012, vol. 45, p. 300.

7 Simone de Beauvoir, La fuerza de las cosas, Barcelona: Edhasa, 1987, p. 626.

8 Simone de Beauvoir, Memorias de una joven formal, Barcelona: Edhasa, 1980.

9 Ibid., p. 359.

10 Simone de Beauvoir, La invitada, Barcelona: Edhasa, 1988.

11 Jean-Paul Sartre, El ser y la nada, Madrid: Alianza, 1984, p. 52.

12 Simone de Beauvoir, Para qué la acción, op. cit.

13 Ver Martin Heidegger, Ser y Tiempo, Santiago de Chile: Editorial Universitaria, 1997.

14 Simone de Beauvoir, El pensamiento político de la derecha, Barcelona: Edhasa, 1971.

15 Simone de Beauvoir, La fuerza de las cosas, op. cit., p. 629.

16 Ibid., p. 633.

17 Simone de Beauvoir, Una muerte muy dulce, Barcelona: Edhasa, 1982.

18 Simone de Beauvoir, « L’âge de discrétion », in: La femme rompue, L’âge de discrétion, Monologue. Recits, Paris: Gallimard, 1967, p. 21.

19 Simone de Beauvoir, La ceremonia del adiós, Barcelona: Edhasa, 1982.

20 Simone de Beauvoir, El segundo sexo: los hechos y los mitos, vol. 1, Madrid: Cátedra, 2002, p. 50.

21 Ibid., p. 221.

22 Simone de Beauvoir, El segundo sexo: la experiencia vivida, vol. 2, Madrid: Cátedra, 2002, p. 13.

23 Simone de Beauvoir, ibid., vol. 1, p. 63.

24 Ibid., p. 230.

25 Carole Pateman, El contrato sexual, Barcelona: Anthropos, 1995, p. 135.

26 Simone de Beauvoir, El segundo sexo, op. cit., vol. 1, p. 288.

27 Ibid., p. 289.

28 Fernández Guerrero, art. cit., p. 304.

29 Simone de Beauvoir, El segundo sexo, op. cit., vol. 2, p. 498.

30 Ibid., p. 541.

31 Ibid., p. 544.

32 Celia Amorós, Hacia una crítica de la razón patriarcal, Barcelona: Anthropos, 1985, p. 58.

33 Teresa López Pardina, «Significado del segundo sexo en la historia de la teoría feminista», in: Tertulia feminista Les Comadres, 50 aniversario de El segundo sexo de Simone de Beauvoir, Gijón: Gobierno de Asturias, 2002, p. 22-39.

34 Rosa María Cid, «Simone de Beauvoir y la historia de las mujeres. Notas sobre El Segundo Sexo», Investigaciones feministas. Papeles de estudios de mujeres, feministas y de género, 2009, vol. 0, p. 74.

35 Amelia Valcárcel, La política de las mujeres, Madrid: Cátedra, 1997, p. 173.

36 Amelia Valcárcel, Sexo y filosofía. Sobre «mujer» y «poder», Barcelona: Anthropos, 1994, p. 31.

37 Ibid.

38 Amelia Valcárcel, «De las quejas a las explicaciones: la filosofía que cambió el feminismo», in: Tertulia feminista Les Comadres, op. cit., p. 55.

39 Ibid., p. 53.

40 Hegel, Fenomenología del espíritu, México: Fondo de Cultura Económica, 1999.

41 Teresa López Pardina, «El feminismo existencialista de Simone de Beauvoir», in: Celia Amorós y Ana de Miguel (eds.), Teoría feminista: De la Ilustración a la globalización, vol. 1, De la Ilustración al Segundo Sexo, Madrid: Minerva, 2005, p. 346.

42 Teresa López Pardina, «Significado del segundo sexo en la historia de la teoría feminista», in: Tertulia feminista Les Comadres, op. cit., p. 26.

43 Olaya Fernández Guerrero, Eva en el laberinto. Una reflexión sobre el cuerpo femenino, Málaga: Universidad de Málaga, 2012, p. 241.

44 Alicia H. Puleo, «Naturaleza y libertad en el pensamiento de Simone de Beauvoir», Investigaciones feministas, 2009, vol. 0, p. 107-120, p. 108.

45 Simone de Beauvoir, El segundo sexo, op. cit., vol. 1, p. 90.

46 Alicia H. Puleo, art. cit., p. 118.

47 Simone de Beauvoir, Memorias de una joven formal, op. cit., p. 60.

48 Alicia H. Puleo, art. cit., p. 109.

49 Ibid., p. 112.

50 Ibid., p. 117.

51 Ibid., p. 117.

52 Alicia H. Puleo, «Ecofeminismo: hacia una redefinición filosófico-política de “naturaleza” y “ser humano”», in: Celia Amorós y María Xosé Agra (coords.), Feminismo y filosofía, Madrid: Síntesis, 2000, p. 181.

53 Alicia H. Puleo, «Naturaleza y libertad… », art. cit., p. 119.

54 Ibid., p. 120.

55 Ibid.

Pour citer ce document

Olaya Fernández Guerrero, «La recepción de la filosofía de Simone de Beauvoir en España», [En ligne], Numéros en texte intégral /, L’existentialisme en Espagne, Partie 2 - Existentialisme et pensée espagnole, mis à jour le : 29/04/2017, URL : https://revues.univ-pau.fr/abay/1823.

Quelques mots à propos de :  Olaya  Fernández Guerrero

Olaya Fernández Guerrero

Universidad Nacional de Educación a Distancia (España)

Profesora de Filosofía

olayafg@yahoo.es